La gimnasia, tanto rítmica como artística, es una disciplina deportiva super completa con infinidad de beneficios. Recomendamos apuntar a los más pequeños precisamente por lo que ayuda la gimnasia en su crecimiento. No solo tienen un espacio en el que desarrollarse socialmente sino que también se desarrollan físicamente de forma correcta. En los entrenamientos trabajan la flexibilidad, el equilibrio, la fuerza, la coordinación… numerosos aspectos físicos pero también influye en el desarrollo de los sentidos. 

Los niños y niñas que practican la gimnasia aprenden a través de los juegos y ejercicios que se desarrollan en las clases. Les ayuda aprender habilidades sociales, manejar mejor los desafíos y entender mejor sus emociones. Además, les permite desarrollar un buen sentido de la conciencia corporal, pues sabrán utilizar todo su cuerpo de forma distinta a través de los diferentes ejercicios que presentan ambas disciplinas de la gimnasia.

Coordinación: Los entrenamientos permiten que trabajen diferentes zonas del cuerpo, lo que les ayuda a coordinar cada parte, de forma eficaz y precisa. Es decir, adquieren el orden y sincronización de sus músculos, de su cuerpo y de sus movimientos. La gimnasia ofrece diferentes aparatos y la combinación de todas resulta de los más completa porque les requiere diferentes exigencias corporales. 

Tacto: Parece algo obvio pero si pensamos en la cantidad de estímulos sensoriales que tienen nuestros peques en los entrenamientos son un gran número de elementos. De manera inconsciente recogen información de todas esas diferentes formas y texturas, las relacionan con elementos que conocen, les estimula a tocar más y relacionan sentido con sensación. 

Vista: Es uno de los sentidos que más se desarrolla precisamente por la cantidad de información que reciben pero también que necesitan para llevar a cabo sus rutinas de entrenamiento. No solo desarrollan la vista para imitar a la entrenadora y poder copiar esos movimientos sino que también les estimula a obtener información ellos mismos. Adquieren el sentido de la distancia, medir su recorrido corporal en el tapiz, calcular sus movimientos…etc. 

Oído: La gimnasia rítmica y deportiva en su elemento de suelo van acompañados de música. Aprenden a desarrollar el oído, el sentido de la música, la armonía y acompañar los ejercicios de forma sincronizada con la música. Es necesario sincronizar el ejercicio con la música, por lo que además de desarrollar el sentido del oído, aprenden a escucharla de forma activa, sintiendo el ritmo y acompañándolo con los movimientos del cuerpo. 

La gimnasia rítmica y deportiva son un deporte ideal para todas las edades, pero como ya has visto, para los más pequeños es fundamental. En Gymnastics Camp ofrecemos entrenamientos completos para que trabajen cada una de las partes implicadas de forma general y concreta. ¡Qué maravilla de deporte!